¿Qué lleva a las mujeres a preservar su fertilidad con TEMPO?: Entrevista a Raquel Urteaga

Motivos para congelar_TEMPO

Decidirse a congelar los óvulos para una futura maternidad es una decisión fácil si se tienen claras las prioridades, pero muchas veces no somos conscientes o no tenemos la suficiente información sobre las facilidades que existen hoy en día.

El factor psicológico es en gran medida lo que nos impulsa o frena a la hora de tomar una decisión, y la decisión de ser madres para muchas mujeres es, si no la más, una de las decisiones más importantes en la vida.

Los motivos que llevan a una mujer a conservar su maternidad son de distinta índole, y desde TEMPO hemos querido hablar con la psicóloga en Tambre, Raquel Urteaga para conocer más a fondo los motivos por los cuales nuestras pacientes se deciden a preservar su fertilidad.

Diferentes situaciones, distintos motivos

Hay un motivo importante y a la vez delicado por el cual una mujer preserva su fertilidad, y es el supuesto de tener que comenzar un tratamiento oncológico. En estos casos, desde Tambre, recomendamos contar con un respaldo psicológico que aporte nuevas herramientas emocionales, útiles para enfrentarse a la situación.

Si bien es cierto que nuestro tratamiento con TEMPO da a las mujeres la libertad de elegir cuándo quieren ser madres y tomarse su tiempo, una mujer que tiene que someterse a un tratamiento oncológico tiene que decidir rápido y, si tiene claro que quiere ser madre, preservar cuanto antes. Y es que la quimioterapia puede provocar infertilidad en mujeres en edad reproductiva y TEMPO es la mejor opción para estos casos.

La dificultad para encontrar el momento adecuado

Si hay un sentimiento que defina a las mujeres que desean con fuerza ser madres y no tienen tiempo, ya sea por cuestiones laborales, médicas, familiares o de pareja, es la frustración.

“La mujer que siente el deseo de ser madre, suele sentirlo con intensidad y generalmente esta intensidad aumenta con el paso del tiempo hasta conseguir su bebé. Así que tenerlo claro y no poder ponerse a ello genera bastante impotencia y frustración” nos dice nuestra especialista, Raquel Urteaga, que igualmente nos recuerda que “hoy tenemos este avance médico que nos permite congelar los óvulos hasta encontrar ese momento”, lo cual, sin duda, es una suerte.

Si eres una mujer madura, responsable, con conciencia total del envejecimiento ovárico, capacidad de planificación y estás segura respecto a tu proyecto de maternidad, nuestro método TEMPO te espera.

La presión social a la hora de ser madres

Tal y como nos cuenta nuestra especialista, la mujer ha vivido históricamente con esa presión, y de hecho, la fertilidad siempre se asocia a aspectos positivos, justo lo contrario a la infertilidad, que está cargada de connotaciones negativas. Realmente pasa con todos los hitos que están establecidos en nuestra sociedad y por lo que supuestamente todos tenemos que pasar: estudiar, buscar trabajo, buscar pareja, casarse, tener hijos…. Es decir, en cada momento se suele presionar directa o indirectamente para cumplir dichos hitos.

Por lo tanto, la maternidad para las mujeres podríamos decir que es la mayor de las presiones sociales y familiares. Antiguamente la infertilidad se solía esconder y llevar en secreto, suponía un motivo para estar avergonzada, y esa sensación de “ser menos mujer”, por desgracia, continúa hoy en día.

Raquel nos da un mensaje de esperanza diciendo que: “las MUJERES con las que yo trabajo, son eso: mujeres con MAYÚSCULAS, que luchan por su sueño, y que casi siempre consiguen tener su bebé gracias a su determinación”.

 Tomar conciencia del envejecimiento ovárico

Si bien cada día más mujeres son conscientes que a partir de los 30 años la calidad de los óvulos comienza a disminuir y a partir de los 35 años esta disminución se hace más pronunciada, aún queda mucho por hacer. Todavía existe una gran parte de la población femenina que no conoce estos datos y, por tanto, no pueden planificar su maternidad de una forma realista.

El tema de la fertilidad sigue siendo en muchos ámbitos un tema a evitar. Muchas de las personas que han tenido dificultades para tener a sus hijos por la edad materna avanzada lo llevan en silencio porque así lo prefieren, así que la percepción de la calle a veces no es real” comenta nuestra especialista.

En Tambre la edad media a la que se acude se sitúa entre los 35 y los 38 años, cuando sería aún más deseable que fuera entre los 30 y los 35, por lo que, si estáis en esa edad y la decisión está tomada, no habría que esperar más, con TEMPO está solucionado.

Una gran demanda de mujeres que deciden preservar su fertilidad

En concreto en Tambre, en los últimos años se ha duplicado la demanda de los tratamientos TEMPO. Ya hace años que en España existen algunas empresas que ofrecen a sus empleadas ayudas económicas para preservar su fertilidad y decidir el momento adecuado para ser madres sin la presión del reloj biológico. En Estados Unidos es algo mucho más generalizado, lo cual quita presión a la mujer y le permite continuar su carrera profesional hasta que sea el momento de embarazarse, si así lo desea.

Consejos a las mujeres que decidan preservar su fertilidad

Como gran experta en el campo de la reproducción asistida, nuestra psicóloga solo puede hablar virtudes de la preservación “es una especie de `seguro o comodín’ que se guardan las mujeres para utilizar cuando sea el momento adecuado”.

Preservar es el camino correcto porque cuando una mujer se plantea preservar es porque el reloj empieza a pasar y no ven un embarazo a corto plazo, por lo cual congelar sus óvulos es una opción muy adecuada para evitar dificultades futuras.

Les diría que preserven su fertilidad, terminen aquello que necesitan terminar y a continuación utilicen su tesoro congelado que estará ahí esperando a que sea el momento” concluye Raquel.

El retraso de la maternidad es un hecho y las dudas respecto cuándo se deseará esa maternidad, o no, son naturales. En Tambre con nuestro método TEMPO tú decides siempre el cuándo.

Menú